Tipos de tejas

La teja, una revolución milenaria, con múltiples variantes

14 julio 2020

La teja es una de las aportaciones más relevantes en la historia de la edificación. Los pobladores más antiguos utilizaban paja, ramas y hojas para techar sus chozas (por cierto, ya con cubiertas inclinadas que facilitasen la caída de la lluvia). Pero los materiales utilizados no protegían de las inclemencias del tiempo y la prehistórica cueva resultaba un lugar mucho más seguro y acogedor.

Unos 2.000 años antes de Cristo, las civilizaciones mesopotámicas empezaron a utilizar el duradero e impermeable barro para fabricar las primeras tejas árabes. Una combinación de técnicas para sostenerlas utilizada en China (piezas de bambú solapadas formando canales y cobijas solapadas para evitar el desplazamiento) y la primera teja de barro romana revolucionaron la edificabilidad.

La teja se popularizó rápidamente gracias a su estética, acabado y propiedades. A lo largo del tiempo, se fueron fabricando tejas con distintas formas, anclajes o estilos, convirtiéndose en un elemento básico en la construcción, que sigue conformando la principal opción para recubrir las cubiertas de los edificios hoy en día.

Las tejas cerámicas españolas son reconocidas a nivel mundial por su elevada calidad. Los fabricantes disponen de piezas con un diseño innovador, de una gran planeidad, y con una amplia variedad cromática y de acabados, para adaptarse a la arquitectura contemporánea.

Los diseños de las tejas cerámicas han ido evolucionando desde la teja curva y la teja mixta a la teja plana, cuyas líneas rectas se ajustan a los estándares de los más innovadores diseños arquitectónicos.

La adición de aditivos y la aplicación de tratamientos superficiales (engobes, esmaltes, etc.) permiten obtener diferentes coloraciones y acabados.

Las tejas cerámicas disponen de marcado CE, cumpliendo con todas las especificaciones técnicas definidas en la norma UNE-EN 1304 Tejas y piezas auxiliares de arcilla cocida. Definiciones y especificaciones de producto. Los fabricantes de tejas someten a sus productos a rigurosos y constantes controles de calidad aportando la máxima garantía de su buen comportamiento para su uso como cobertura del edificio.

Las tejas cerámicas, del mismo modo que el resto de productos cerámicos, son materiales 100% naturales (tierra, fuego y agua) respetuosos con el medioambiente, y se caracterizan por tener una larga vida útil, pudiendo ser reutilizadas o recicladas.

Las tejas cerámicas españolas disponen de la Declaración Medioambiental de Producto de todo su ciclo de vida (DAP). Las DAP tienen por objeto aportar información de carácter ambiental relativa al ciclo de vida de los productos de construcción, cumpliendo con las normas de referencia ISO 14025 e ISO 21930.

La DAP de teja cerámica está registrada en el programa Global EPD de AENOR para acreditar y comunicar su excelencia ambiental y puede ser solicitada a los fabricantes de teja cerámica pertenecientes a Hispalyt y Promotejado.

Descubre más sobre la sostenibilidad de las tejas y el resto de productos cerámicos en el siguiente enlace: https://www.hispalyt.es/es/sostenibilidad/presentacion 

En definitiva, el empleo de la teja cerámica en la ejecución de cubiertas inclinadas viene avalado por siglos de experiencia y tradición. Es el material más utilizado, respondiendo perfectamente a las necesidades técnicas y económicas exigidas, permitiendo soluciones de cubierta con altos niveles de calidad, larga duración y diseños innovadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.